DPNG resuelve en caso Reina del Cisne

 

DPNG resuelve en caso Reina del Cisne
A mediados de septiembre de 2011, la Armada Nacional capturó a la embarcación Reina del Cisne, mientras ingresaba ilegalmente a la Reserva Marina de Galápagos. El posterior peritaje confirmó que la embarcación en sus bodegas 81 cuerpos de tiburones, de cuatro especies diferentes.        Inmediatamente, la Dirección del Parque Nacional Galápagos instauró el proceso administrativo 107-2011, para juzgar esta infracción fundamentada en la Codificación de la Ley Forestal y de Conservación de Áreas Naturales y Vida Silvestre y en la Ley Orgánica de Régimen Especial para la Conservación y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Galápagos.       Finalmente, luego de ofrecer las garantías del debido proceso y el cumplimiento del derecho a la defensa por parte de los encausados,  el Director del Parque Nacional Galápagos, Edwin Naula, considerando la existencia de una infracción, resolvió declarar responsables a los señores: José Bayron Mera Zambrano, Yolanda Victoria Bailon Palma (armadores del b/p Reina del Cisne), Jose Manuel Castro Alvarado, Gilberto Eulogio Marín Avila, Julio Cesar Anchundia Chalen, Odis Geovanni Hernández Mero, Hugo Ignacio Chóez Espinar, Sigifredo Leiton Zuñiga, Pablo Juvenal Miranda Loor, Ramón Cristóbal Cedeño López, Félix Arturo Ponce Chonillo, Isacio Ramón Reyes Murillo, Ronald Ramón Zambrano Medranda, Yuli Dario Sornoza Toala, de infracción muy grave, sancionándolos con una multa de mil salarios mínimos vitales generales a cada uno, con un plazo de 15 días para cancelar en el departamento de Tesorería de la DPNG.        Además, se dispuso el decomiso de la embarcación Reina del Cisne con matricula No. P-02-00092, con todos sus equipos y artes de pesca; así como de las fibras: F/M Reina del Cisne con matrícula B-04-05222; F/M Niño Kike con matrícula B-04-07075.       La Reserva Marina de Galápagos se creó mediante la Ley Especial de Galápagos y en ella se determinó la prohibición de la actividad de pesca industrial, quedando reservada la misma para los pescadores y embarcaciones artesanales de las islas. Dentro del área protegida está expresamente prohibida la captura, comercialización y movilización de tiburones, además del uso del arte de pesca denominado palangre.